Todas las claves para organizar una mudanza

La ilusión de trasladarse a una nueva vivienda también genera sentimientos encontrados con el agobio que suele suponer organizar una mudanza. Para poder pasar este trámite con éxito y con el menor estrés posible, hay una serie de consejos que pueden serte tremendamente útiles durante el proceso de cambio de casa.

Todo lo que tienes que hacer antes de la mudanza

La mudanza perfecta comienza antes de ponerse a empaquetar y mover cajas de un sitio a otro. De hecho, hay una serie de pasos previos que deberían ser imprescindibles para asegurar que todo va a ir sobre ruedas:

  • Pintar, limpiar y hacer pequeñas reformas en tu nueva casa. Llegar a tu nuevo hogar, montar, colocar muebles y desembalar es un proceso cansado y algo estresante. Si a todo eso se le añade el tener que pintar, limpiar alfombras o cortinas o hacer pequeñas reformas como cambios de ventanas, puede convertirse en una pesadilla. Por ello, solventar todos estos temas antes de hacer el traslado, puede facilitar considerablemente la tarea.
  • Decidir si contratar a una empresa de mudanzas. Este es uno de los grandes dilemas a la hora de plantear una mudanza. Probablemente, si te has mudado muchas veces, contratar a alguien para que lo haga por ti te parecerá una gran opción. Antes de tomar la decisión es importante que valores bien el precio, que compares entre diferentes empresas que ofrezcan este servicio y te asegures de que son empresas con toda la normativa en regla, factura correctamente o tiene contratados a sus trabajadores. Si durante el traslado surgiese algún problema como un accidente laboral, podría ser una situación complicada si la empresa eludiese su responsabilidad.
  • Preparar un kit de supervivencia para los primeros días. Si ya te has mudado en alguna ocasión, probablemente conozcas esa sensación de estar buscando durante los primeros días algo imprescindible que se ha quedado perdido entre las bultos. Por ello, si te haces un pequeño kit para los primeros días en una maleta de mano, podrás tener todo lo imprescindible a tu alcance. Es importante que cuentes con incluir un botiquín por si surge algún pequeño incidente.
  • Conseguir el material necesario para el traslado. A la hora de organizar una mudanza es conveniente que tengas todo lo necesario para prepararla. Aprovisiónate con cajas, bolsas, etiquetas, rotuladores permanentes y todo lo que vayas a requerir para embalar.
  • Pedir un día libre en el trabajo. Según el Artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores, te corresponde un día libre por traslado de domicilio habitual.
  • Notifica el cambio de dirección. Avisa a las compañías de suministros y al banco de que cambias de domicilio. Además, si puedes, pide a algún vecino que revise tu antiguo buzón de vez en cuando por si sigue llegando alguna carta o notificación una vez que ya estés instalado en tu nuevo hogar.

Organizar una mudanza

¿Cómo organizar una mudanza?

Una vez superados todos esos pasos previos, llega el momento de planificar el traslado:

  • Decide qué necesitas en tu nueva casa y qué no. Organizar una mudanza es un momento perfecto para hacerse un Marie Kondo. Es decir, deshacerse de cosas que no son útiles o que ya no nos hacen falta. Planea bien qué necesitas en tu nueva casa y aprovecha para hacer limpieza.
  • Hacer inventario. Para tener un control de todo lo que te vas a llevar, especialmente si el traslado lo realizas con una empresa de mudanzas, hacer un inventario puede resultarte muy útil. Gracias a él podrás asegurarte de que todo llega correctamente a su destino.
  • Apartar los objetos de valor. El paso uno del proceso de empaquetado: los objetos de valor van contigo. Dinero, documentos, discos duros… no tienen por qué perderse pero es preferible no asumir ese riesgo y tenerlos siempre bajo control.
  • Llenar las cajas con orden. Este es uno de los momentos clave a la hora de organizar una mudanza. Hacer bien este punto te ayudará a que instalarte en tu nueva casa sea mucho más sencillo. Para poder preparar bien las cajas hay dos cuestiones imprescindibles. Por un lado, ordena las cajas por estancias para facilitar el desempaquetado posterior y poder ir caja por caja. Por otro lado, utiliza cajas pequeñas para objetos pesados y cajas grandes para los que no pesan.
  • Empaquetar la ropa en bolsas. Aunque no queda tan bonito como meter la ropa en maletas, cuando se trata de organizar una mudanza es preferible colocarla en bolsas. ¿Por qué? Caben muchas más pertenencias, pesan menos y también ocupan menos.
  • Etiquetar todo. Un traslado implica mover muchos bultos. Para que te resulte más fácil ubicar las cosas después, etiquetarlos es muy útil. En este sentido, hay tres tipos de etiquetas que pueden ayudarte: señala a qué estancia de tu nueva casa corresponde cada caja, apunta qué contiene cada paquete y, por último, si contiene algo frágil, márcalo.
  • Termina los productos perecederos y apaga los electrodomésticos. Durante los días previos es importante que des salida a aquellos productos perecederos que no puedes llevar contigo. Además, al menos 24 horas antes de la mudanza, deberías apagar aquellos electrodomésticos que tengan líquido que pueda derramarse: congelador, lavavajillas, frigorífico o lavadora.

Organizar bien una mudanza

Cómo sobrevivir al día de la mudanza

Ha llegado el día del traslado. Se trata de una jornada muy intensa: mover todo de un sitio a otro, despedirte de tu antiguo domicilio y dar la bienvenida al nuevo… En todo este trajín es importante que estés pendiente de verificar que todo funciona correctamente.

Por ejemplo, tanto si vas hacer la mudanza con el camión de una empresa especializada, como si la haces con tu vehículo particular, es importante que cargues con orden todos los enseres que lleves de una vivienda a otra.

Además, si has contratado una empresa de mudanzas, asegúrate de que el camión que has contratado es el que llega. Se trata de un truco habitual: el cliente contrata un camión grande y llega uno más pequeño en el que tus pertenencias irán más apelotonadas.

Por último, cuando comiences a desembalar, hazlo por estancias. Aquí es donde valorarás especialmente el proceso de etiquetado y organización previo. Ves ordenando una por una y retirando cajas de en medio.

En definitiva, organizar una mudanza es un proceso estresante pero la planificación te ayudará a hacer que todo sea un poco más sencillo y no te genere agobios.

  • Share

Nuestras Inmobiliarias

Nosotros solo trabajamos con las mejores inmobiliarias como puede ver

Llegar a ser un agente comercial

Si quieres convertirte en un agente comercial inmobiliario, no lo dudes, por favor déjanos tus datos